DIÀLOGO

 
 
El tulipán olvida y fenece, mi flor medrosa, por tu testimonio grácil invoco el sentimiento a juzgar por encanto. Atisben con gallardía los simientes de mi patria soberanía, si en temporadas agraviantes, ya desvanecidas de la carreta temperantes a un exhausto por quien aboga u caldea el valor. Salgan venturosos al campo, donde yace el sol adjunto al riachuelo del yelo, enlazado y del cerro quejoso los venados que con estelas usurpo su luz al alba. Dentro del rancho siento que destiñó la antigua morada en despojos sin máculas más con estrujo y débil flaqueado por la edad. Vencido de sentimiento postergo el patriotismo, basta mi espada para hallar en que expongo la mirada que no sea reminiscencia mortal.
 
 
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s