Belén

De turismo con Casiquiare

Abordemos  beneplàcitamente   el  velero   denominado “Venezuelatricolorpatrio”    y  viajar  regocijados    por  los  paisajes  marinos,  campestres,  desérticos,  costeros,   rurales,  urbanos,  selváticos,  mineros,  agrícolas  ,  páramos   de  la  cordillera  y  montaña  pintorescas y  típicas,   el  Callao ; ciudad  minera,  legendarios,  turísticos,  aborígenes,  pujantes,  ciudades,  municipios  y  caseríos  llenos  de  historia,   magia,  costumbres,  misticismo,  elocuencias,  culturas,  arte,   gastronomía,  comercio,  crónicas,  plazas,  monumentos,  idiosincrasia  `popular,  parques,  teatros,  terminales,  hoteles,  restaurantes, emisoras  radiales,  comunitarias,  televisoras,  periódicos  regionales  y  nacionales.

Navegar  entre   la avidez  del  agua,    a  la  vez  recrearse  con  un chapuceo  recóndito  al  ocaso  como  pergamino  de  bautizo  y  boda  cuan  ventanal  aviaria. 

Quienes  efusivos  dan  testificación  crucial,  vaticinan  semilleros  luminosos  bajo  lágrimas  coruscadadas ,  como  península  del  cielo  cordillera  de  los paráramos  sería  el  naufragio   de  un  forastero  hasta la  tierra  andina.  Trujillo –  ciudad  portátil  de  las  andes  ,  coro – ciudad  de  los  médanos , ciudad  Bolívar  – Macizos,  perla  del  mar  Caribe,    nevados,  las  costas, Maracay – ciudad    del  sol  amado,  Barquisimeto,  ciudad  de  los  crepúsculos,  llanos  centrales,  occidentales   y  orientales.  Maracay, – la  ciudad  jardín.

Contemplar  la  órbita  acuosa  de  la  cresta  arrullo    esboza  con  el  pincel  criollo  del  amanecer,  salta  al  madrigal  de  un collado  aurífero,  insular  a  diluir  la  gota  que  peregrina  por  estas  calles,  ,avenidas,  veredas,  atajos,  carreteras  que  destinan  a  las playas,  quebradas,  ríos,  lagunas,  cascadas,   cauces,  boscajes,  islas,  bahías. 

Llueve  en  el  óbice  de  la  cumbre  capitalina. Caracas  – sucursal  del  cielo,   abrillantan  y  acicalan  los  retoños  cosechantes    que  sazonan   la  figura  y  pericia  frutal. 

Acota  en  logarismos  cuales  fluyen  tras  la  superficie  dividida  y  undosa  ,  hospedan  los  remansos  dilatados  como  la  sombra  al  mitinear  al  oleaje  interpretado  en  símbolo de  ese  hombre   dócil  sin  harapientos  llamado  Casiquiare.  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s