cICLO

Romance de un diálogo

Y llegas como aire mágico que desafora los dominios donde te hospedas con el verso tras la desnudes del ser ; una vigilia convexa para atisbar el minucioso ritmo de tus huellas.

No abordaste el canoero primaveral arrullando los jardines labrados al portar la lumbrera entre siluetas, erase el alba oculta ante la noche torrencial, estaciones denostadas en tu figuraje más ahora te encuentro.

Llovizna al amanecer de tu divisar menos la piel que aliena y mece tu aurora, ese oleaje barahúndo trae a colación un recuerdo, mi alma se estruje en sensaciones , tal vez no sepan el menester que realizo, piedras que trasmutan vías retosantes , querellas en tu pasión juvenil.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s